Especial 9 de julio: La luca, más allá de un billete.

IGNACIO-PORTADA

Hoy es 9 de julio y más allá de ser la gran avenida Argentina, este día es parte de la historia chilena. La cual tenemos todos los días en las manos y no nos damos cuenta. Es curioso que de todos los personajes que aparecen en nuestras monedas y billetes, sólo algunos pocos sepan realmente quien fue el del  más cotidiano de ellos. Es frecuente referirse a “una Gabriela”, un “Arturo Prat” pero nadie dice “dame un Carrera”.

El billete de mil pesos es de seguro el más corriente y común de todos, en él está Ignacio Carrera Pinto. Quien en un día como hoy, hizo historia en la Batalla de La Concepción, la que se celebra con el día nacional de la bandera. Para que no quedes como perdido Despilfarra te cuenta la siguiente historia.

Muchos creemos que la Guerra del Pacífico consistió en realidad en una guerra marítima y que, luego de la ocupación de Lima por parte del ejército chileno, no hubo mucho más que hacer. Pero la verdad es que luego de librarse el archiconocido Combate Naval de Iquique y lograr enclavar la bandera chilena en el Morro de Arica, hubo realmente mucho más que decir.

A diferencia de lo que muchos podrán pensar, la verdadera guerra para algunos en realidad recién comenzaba. Mientras el general Andrés Avelino Cáceres, conocido como el Brujo de la Breña se escapaba de Lima, dejándola en manos del ejército chileno. Se conformaba la que sería la resistencia más grande a la que se enfrentó Chile, al tener que luchar no sólo con el gran número de serranos que se sumaron a la afrenta sino también a las difíciles condiciones climáticas de las alturas peruanas.

En este contexto, y luego de muy malas decisiones estratégicas por parte de los generales chilenos, quienes dividieron el ejército en pequeñas fracciones a cargo de sitiar distintas ciudades de la sierra, se desarrolló la que es conocida como una de las acciones más heroicas de la historia chilena: La Batalla de la Concepción.

Como diría Jorge Inostroza en “Adiós al Séptimo de Línea”: “los designios misteriosos del destino tenían fijada una fecha en su calendario para desencadenar sobre la sierra peruana una tempestad de sangre, crueldad y heroísmo….era el 9 de Julio de 1882”.

En la pequeña localidad de La Concepción (no se confundan con Concepción, Chile), un pequeño destacamento de 77 soldados chilenos del Regimiento Chacabuco, tenía la misión de resguardar el lugar, para luego ser recogidas por las fuerzas del coronel Estalisnao del Canto quien pasaría a recogerlos. Pero nada de eso sucedió.

Ignacio Carrera Pinto, el hombre tras la luca.

604039La noche era oscura y sin luna, y los oficiales comandados por el capitán Ignacio Carrera Pinto, caían en una emboscada preparada en un restaurant del lugar. El que los dejó en la indefensión ante las tropas peruanas comandadas por el coronel Juan Gastó, de 300 soldados profesionales y más de 1000 guerrilleros en total, contra unos escasos 77 chilenos y 2 mujeres, una de las cuales, en la misma noche de gloria, dio a luz a mellizos.

Viéndose totalmente rodeados y acorralados, no vieron más alternativa que atrincherarse en la Iglesia de la ciudad, recibiendo incesantemente el martilleo de las balas enemigas que acorralaban y amenazaban el lugar. Fue en medio de la batalla, en un acto de heroísmo extremo, que el capitán Carrera Pinto, con 20 soldados, sale de la Iglesia hacia la plaza en búsqueda de enemigos, pudiendo matar unos varios. Cuando de pronto, un proyectil le llega de lleno en el corazón, terminando con la vida del capitán.

Ignacio-Carrera-Pinto,-al-solicitársele-la-rendición

Ignacio Carrera Pinto, al solicitársele la rendición.

Tenía 34 años y se había desempeñado como arriero en su vida particular. Hombre solitario y pensativo, quien para entrar al ejército, tuvo que dejar el vicio del alcohol, que había adquirido en sus labores de pastoreo. Hombre humilde, justo y cordial, nieto del mayor héroe chileno José Miguel Carrera, pero en extremo sencillo, fiel reflejo de un hombre que ama su patria.

Más de 17 horas ininterrumpidas duró la batalla, y los valientes chacabucanos fueron exterminados en su totalidad. Uno a uno fueron cayendo los soldados chilenos que con un amor excepcional a la patria no dieron jamás su brazo a torcer, al final del 10 de Julio y luego de haber dado lo mejor de sí, solamente 4 valientes se lanzaron fuera de la iglesia, ya sin cartuchos por quemar pero si con una gran historia por escribir. “Los chilenos no se rinden nunca…soldados del Chacabuco a la carga!!” fueron las últimas palabras que aprendidas y heredadas del capitán Carrera lanzaron al viento los valientes de la patria.

Más allá que un billete.

También puedes ver recordado este momento histórico en más de cuatro calles de nuestro país, en un cómic, una cueca y en el famoso monumento que está en el bandejón central del metro Los Héroes. Ahí donde terminan todas las marchas por la educación o manifestaciones de la CUT. Ese monumento que has visto mil veces pero no sabías a quien estaba homenajeando. Fue hecho en 1923 por la escultora Rebeca Matte, para conmemorar la muerte de 77 soldados en la batalla de La Concepción, que sucedió un día como hoy.

This slideshow requires JavaScript.

Despilfarreando letras, estilo y buen gusto.

@DespilfarraCL

Facebook: Despilfarra. Click “Me Gusta”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s